Un chamaco halló ahorcado a su tío. Más notas policíacas

       MERIDA, YUCATAN.- Macabro hallazgo hizo un chamaco de 10 años al encontrar ahorcado a su tío ERIC JESUS PREN GOMEZ, de 21 años de edad, por lo cual, en medio del pánico reflejado en su rostro avisó a sus otros parientes y éstos llamaron al 911 para pedir auxilio y reportar el hecho.

Los informes a la mano indican que lo anterior ocurrió esta tarde al filo de las 16.30 horas en el interior del predio número 241 de la calle 15-I entre 8-E y 10 del fraccionamiento “Vergel III”, al oriente de esta ciudad, en el momento en que el chiquillo se disponía a bañarse y según la mamá del ahora occiso, éste chambeaba en una empresa privada de vigilancia.

La afligida doña agregó que su vástago regresó de laborar hoy a las 09.00 horas, pues cubrió jornada nocturna y apenas llegó a la casa se metió a su recámara, pues dijo que estaba cansado y tenía mucho sueño y cuando el menor entró a la habitación para usar el baño encontró a su tío colgado de un hamaquero.

En medio de la desesperación y angustia, la mujer cortó la soga con un cuchillo para tratar de salvarlo, pero al llegar los paramédicos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) confirmaron que el sujeto había zarpado al más allá, de manera que avisaron al Ministerio Público y al Servicio Médico Forense de la Fiscalía General del Estado (FGE) para que se hagan cargo del cadáver.

Una jovencita estuvo a punto de morir ahogada en una alberca

PETO, YUCATAN.- Una jovencita de 14 años de edad por poco muere ahogada en la alberca del balneario público “El Paraíso”, debido a que se metió al agua apenas terminó de almorzar y sufrió una congestión alimenticia que estuvo a punto de terminar con su existencia.

La información recabada indica que se trata de L.G.C.N., quien junto con otros parientes acudieron esta tarde a las 16.00 horas a dicho sitio, ubicado en la calle 27 entre 8 y 10 de la colonia “Morelos”, de esta cabecera, para darse un chapuzón y apaciguar un poco el intenso calor y aprovechar la sombra de los árboles para sentarse a comer.

Al terminar, la chica se arrojó al estanque, pero poco después observaron que convulsionaba y realizaba esfuerzo por mantenerse a flote, por lo cual, uno de los presentes se lanzó al agua para rescatarla mientras que sus otros familiares pidieron auxilio a través del 911.

Al llegar los paramédicos de la Policía Municipal de Peto (PMP) la trasladaron con urgencia al Centro de Salud Urbano donde los doctores le brindaron atención inmediata, pero debido a su estado delicado se decidió enviarla al hospital “O’Horán” de la ciudad de Mérida donde quedó internada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *